LOADING

Follow me

El amor NO duele (COMPARTE CON TU HIJA ADOLESCENTE)
noviembre 8, 2017|ArtículoCápsulas Psicoeducativas

El amor NO duele (COMPARTE CON TU HIJA ADOLESCENTE)

El amor NO duele (COMPARTE CON TU HIJA ADOLESCENTE)

El amor NO duele

(COMPARTE CON TU HIJA ADOLESCENTE)

Vas en secundaria o preparatoria…  Puede ser que no tengas novio,  hayas tenido varios o ya tienes uno por primera vez. Estás empezando a vivir una  de las etapas más padres de tu vida en la que todo es nuevo y emocionante.  Cuando te enamoras ves  la vida como si estuvieras entre las nubes.

  Estar entre las nubes puede hacerte sentir muy feliz, tanto que,  puedes dejar de ver a tu galán como realmente es porque cuando nos enamoramos le ponemos a esa persona características de superhéroe que tal vez ni siquiera  tiene y así creamos en nuestra mente la idea de un “príncipe azul” que en realidad  ¡Es un sapo! Pero como lo quieres tanto no puedes verlo.  Obviamente no todos son sapos o ranas, sin embargo necesitas estar alerta para que puedas distinguir si tu “adoración” es una persona con la que puedes crecer, sentirte feliz y vivir experiencias positivas.

Es verdad que todas las personas con las que te relacionas son imperfectas, no existen hombres ni mujeres perfectos PERO también es verdad que existen  personas problemáticas o “tóxicas” y creo que en la vida hay una sola cosa que no duele: el amor no duele.  Duele la violencia, duele la humillación y duele el rechazo…

   Imagina a  tu hombre ideal, no a los que conoces o a los niños que te gustan. Piensa que le estás escribiendo a Santa Claus una carta para que te traiga a tu sueño dorado de novio, tal como tú lo quieres, a la medida .  Pide lo que quieras.     

   Ahora escribe:

1.  ¿Qué características quieres que tenga que para ti son fundamentales? Si no las tiene no andas con él, por ejemplo: Que sea cariñoso, fiel y honesto.

2.  ¿Qué cosas son importantes para ti? Si no las tiene pues chance andarías con él pero si te importan y sería un problema que él no sea así. (Por ejemplo detallista, sociable, guapo y que tenga buen humor)

3.  ¿Qué  quieres que haga, sea o te de? Todo lo que te hace sentir feliz.  Esto es como la cereza del pastel de la relación.

Ej:  Que le guste ir al cine, me escriba cartas, que me invite a comer, que le guste salir, que sea buena onda con mis amigas. Que se ría mucho.

   Ahora que ya sabes como lo que esperas de él puedes tener una idea clara de lo que deseas para ti.  Estoy segura de que NO pusiste que para ti lo fundamental es que tenga un genio del demonio, que lo importante es que tome mucho y lo que te hace feliz es que te ponga el cuerno con tu amiga…

¿Cuándo se vuelve dolorosa una relación?

   En el momento en el que tu flamante novio o tú misma empiezan a generar dramas con su forma de ser y de actuar.  Estar en una relación implica sacrificar algo en sentido constructivo, no en el sentido de creer que sufrir por amor es lo “normal y lo funcional”. Sí hay uniones altamente tóxicas y violentas.

   AMOR Y DOLOR NO SON LO MISMO. Entonces ¿qué es el amor verdadero? Es el que se da cuando hay reciprocidad entre ambas personas, cuando verdaderamente deseamos el bienestar de la persona que amamos sea como sea, sin tratarla de cambiar.

   No es amor definitivamente cuando buscamos llenar un hueco o cubrir una necesidad insatisfecha, cuando hay un interés de por medio, cuando manipulamos con nuestro sufrimiento, cuando somos tramposas, cuando perseguimos, cuando cercamos, cuando cortamos las alas del otro para que no se vaya, cuando queremos a fuerza que alguien que no nos quiere en igual medida se quede a nuestro lado a costa de lo que sea.

   El amor verdadero crece en la libertad de que cada uno es quien es y tiene un proyecto de vida propio, y en el compromiso y la decisión consciente de crear un proyecto de vida común de la manera que acordemos “los dos”.

¿Cómo saber que mi novio es problemático? o ¿Yo soy problemática? ¡Nosotras también creamos problemas!!!!!

El novio controlador: Exige explicaciones por todo, te prohíbe hacer las cosas que te gustan, critica a las personas con las que te relacionas, exige que le dediques más tiempo porque nunca es suficiente… Todo tiene que hacerse como el quiere y en el momento que lo desea.  Quiere saber a dónde vas, con quién y a qué hora.  Es experto en controlar tus redes sociales, tu celular y cree que tiene derecho a hacerlo. Parece tu guardaespaldas.  Es muy celoso, te hace tangos y escenitas enfrente de tus amigas y amigos.  Cree que todos están contra él. Se percibe como el mejor experto para controlar la vida de los demás y  ¡sí lo es! Ve peligro en donde no lo hay. Se mal viaja pensando que no se puede confiar en nadie.  Parece un detective más que un novio.

El agresivo: Se enoja con frecuencia y por tonterías. Se pelea contigo, con sus amigos, con sus papás o en la escuela. Te grita o te insulta. Te habla horrible, te critica o le pega a las paredes. Puede llegar a empujarte o lastimarte física o verbalmente. Se pone furioso ante cualquier tontería.  Es fácil darte cuenta cuando la agresión es evidente, pero cuando se trata de violencia psicológica ¡como aparentemente no se ve! te será menos sencillo darte cuenta aunque se que lo notarás porque no creo que puedas sentirte bien a lado de alguien que es tan crítico, sarcástico o te es infiel. Sí, la infidelidad es violencia.

El huidizo: Deja de hablar o desaparece sin dar explicaciones, se burla, utiliza lo que sabe de tu vida para reclamarte por todo. Crea un territorio prácticamente impenetrable tanto en lo físico como en lo afectivo. Lucha por su autonomía mucho más allá de lo que representa la independencia sana. Pone todas las libertades a tu disposición  porque desea la soledad. Se aísla, se recluye y no se comunica. No es empático, no comprende las emociones ajenas. Es indiferente y frío. No le interesan ni el dolor ni la alegría de los demás. En pocas palabras,  no te pela.

El manipulador: Miente, te pone trampas para ver si eres sincera, te amenaza , te manipula para hacerte ver que si él está mal es por tu culpa, se hace la víctima… Aunque te dice que hace muchas cosas la verdad es que su vida no es muy productiva, más bien es un experto para conseguir lo que quiere sin esfuerzo y a costa de los demás. Es mentiroso, utiliza a las personas para lograr lo que desea, se aprovecha de los demás…   Es el típico novio que juega con tu mente.

Don Perfecto: No se disculpa nunca por lo que hace porque cree que él es lo mejor que te ha pasado en la vida. Te culpabiliza : ¡No te das cuenta de que me haces enojar!   Como es “perfecto” no lo mereces, te va a hacer creer que sin él tu no eres nada y además es el clásico niño que piensa que te hace el favor de estar contigo porque él es lo mejor que te ha pasado en la vida, según él.  Es como Narciso, el del mito que se ahogó en el agua de tanto verse. Es egoísta, se siente lo que le sigue de guapo.  Se arregla mas que tú.  Gasta mucho en cosas para él; ropa y todo lo que pueda hacerlo ver más guapo de lo que ya “cree” que es.  Su físico es lo que más le importa, por eso, si quieres un novio así lo vas a encontrar en el gym o un lugar que esté de súper moda. Nunca serás suficientemente “buena” para merecerlo.

El descontrolado:  Al principio de la relación creerás que te sacaste la lotería con una persona tan divertida, dinámica y original. Desgraciadamente no es así. En un momento se ve feliz, al otro su humor es depresivo y en un instante más se encuentra eufórico, ansioso o presenta ataques de enojo. La personalidad de este chavo  es sufriente, probablemente de las que más sufren y hacen sufrir. Su dolor es evidente y espectacular. Es una persona inestable que busca sensaciones extremas, inmadura. Puede ser violento o presentar conductas de autocastigo como cortarse, hacerse daño o decirte que se va a quitar la vida.  Su mayor temor es el abandono real o imaginario, lo que complica aún más la relación porque convivir con alguien para quien el dolor es intolerable y el placer no tiene fin requiere de muchas habilidades personales y tolerancia a la frustración. Te ama y te odia debido a su inestabilidad emotiva, te puede considerar un ángel y al momento un demonio. ¡Sus demandas parecen de niño de kinder! No filtra cuando habla y si quiere algo tiene que ser en ese preciso instante.  Tiene un lado muy lindo y seductor por lo que es fácil caer ante sus encantos.

El dependiente:  Si te gusta jugar a la mamá pues es el novio ideal porque es desordenado, no termina lo que empieza, es incumplido, hay que ayudarlo a hacer las cosas porque solo no puede. Es como traer colgado a alguien que depende de ti en todo.  Si lo cortas se mega-deprime porque “depende de ti para ser feliz” lo cual es una trampa para que sientas lástima por él y no lo dejes.

El mala copa:  No es el que toma una o dos y se divierte.  Abusa del alcohol o consume drogas.  Se la pone en todas las fiestas.  Puede parecer divertido al principio pero va a llegar el momento en el que va a ser una pesadilla a menos de que quieras ser “enfermera” y seas de las que creen que pueden cambiar a otra persona.  La verdad es que nadie puede hacerlo, en realidad tu solo puedes tener control sobre tu conducta, nunca sobre la de los demás.

¿Lo que tu esperas de una relación puede darse con este

tipo de personas problemáticas?

Yo creo que no es posible si tu “ideal” es

alguien con el que quieres sentirte bien.

¿Porqué estoy contigo?

   Si andas con alguien  y te sientes tan angustiada y deprimida al grado de que ya pareces actriz de novela o de película ¡pide ayuda! El silencio se convierte en tu enemigo y no te permite moverte de lugar.  El miedo que pudieras sentir te va a servir como alerta. Alerta de que tienes que protegerte de un niño que no es sano que esté en tu vida. ¡El AMOR NO DUELE!!!!!!!!!!!!!

Cuándo pedir ayuda…

Hay señales que te pueden poner en alerta para que te des cuenta de que estás en una RELACIÓN DIFÍCIL DE LLEVAR EN LA QUE SUFRES Y LLEGAS A PENSAR QUE ASÍ  ES EL AMOR: DOLOROSO.

SEÑALES DE ALERTA

        Te golpea, empuja rompe cosas o golpea la pared.

– Te dice que te quiere cuando te acaba de conocer, se enamora rápido y te odia de la misma manera, se aleja.

– Lo que hace te causa temor (estalla, maneja muy rápido cuando se enoja, se pelea con las personas que le prestan un servicio, se pelea).

– Te corrige todo, dice que eres tonta, siempre afirma que haces las cosas mal.

– Critica constantemente a tus amigas y familiares.

– Grita y se arrepiente, entonces es dulce pero no le dura mucho, vuelve a enfadarse contigo y al momento se vuelve a sentir culpable y se muestra encantador. Pasa del insulto al ramo de flores.

– Se enoja “por tu culpa”.

– No le gusta que tengas una vida propia.

– Si tú terminas la relación, llora y suplica. Si cedes, vuelve a ser violento al poco tiempo.

– Es celoso y desconfiado.

– Te humilla en público.

– Destruye tu autoestima diciendo que no haces nada bien

– Es egoísta.

– Le gusta ser obedecido y, si tú no lo obedeces, le parece natural y correcto castigarte.

– Le gustan las situaciones cargadas de violencia (películas y otras aficiones).

– Trata mal a otras mujeres delante de ti: a la mesera, a su mamá, a su hermana, a tus amigas.

– La gente que lo conoce te hablará de él  “muy mal”.

– Es destructivo en lo que hace y dice.

¿Qué hago yo para que alguien me trate mal?

   Como dije al principio, cuando te enamoras “ni ves ni piensas” (estás en las nubes) y por eso es normal que tardes un tiempo en darte cuenta de que estás en una relación tormentosa.  ¡No eres tonta!  Estás aprendiendo.  No es tan simple, no naciste sabiendo cómo manejar estas situaciones.

   Seguramente has escuchado cosas como: Es que no tiene autoestima, no se valora a si misma o eso le pasa porque no le pone un alto…    Es cierto que la relación se forma de lo que pones tú y lo que pone él pero también es real que,  para que funcione y sea una relación sana,  necesitas saber que lo que tú crees de ti misma ¡sí importa!  El valor que le das a lo que eres y a lo que haces es tu aliado para poner límites en todas tus relaciones ¡O es tu enemigo! Si no te valoras.  Al saberte valiosa podrás defender tus ideas, tus valores, tus sueños y tus creencias: tu persona.

¿Qué límites necesito delinear con él?

Hay muchas áreas en las que habremos de edificar límites sanos, considero que estas son las más importantes, te toca a ti decidir cuáles son fundamentales en tu vida ya que son los que enmarcan tu vida interna en relación a los demás:

Distancia física

Comportamiento sexual

Propiedad y Dinero

Sentimientos (Por ejemplo si alguien tiene una conducta que a mi me da miedo puedo decir ¡basta!)

Decisiones y necesidades.  Solo tú sabes el significado de lo que elijes para ti y se vale decidir lo que tú quieras. 

Tiempo para ti

Responsabilidades y relaciones ¿Hasta dónde? ¿Con quien si? ¿Con quien no quiero estar?

Creencias personales, espirituales y religiosas. Ideas y creencias.

EL Cierre

   Imagina que alrededor de tu cuerpo hay un cierre (como los de la ropa), la diferencia es que este cierre se puede abrir por dentro o por fuera. Poner límites significará que deje de ser abierto por fuera cuando él lo desee. Se trata de que tú decidas cuándo abrirlo y cuándo cerrarlo desde adentro. Esta metáfora del cierre guárdala en tu mente y en tu cuerpo graba simbólicamente la imagen de este cubriéndolo y la manera en que tú vas a abrirlo y cerrarlo desde adentro.

El cierre de los límites es tuyo y es tu responsabilidad poner líneas divisorias a los demás, nadie puede o debe adivinarlos. A veces creemos que porque alguien nos conoce muy bien, o está cerca de nosotros o nos quiere, ya conoce nuestras líneas divisorias, pero no es así, por eso en nuestras relaciones se desarrollan dramas de telenovela que podemos evitar. De esta manera puedes no permitir la entrada a tu vida a personas tóxicas para ti y rodearte de personas positivas. Y aclaro que digo positivas y no perfectas.

   Vas a tener que aprender a arriesgarte y decir claramente a los demás lo que te hace sentir bien o mal en una determinada situación. Si lo dices claramente y lo repites tantas veces como sea necesario, en algún momento, tengo la certeza de que van a entender cómo comportarse contigo. Si no lo haces, lo que estás haciendo es darles tu poder a otras personas y vivir quejándote.

Mujeres con autoestima

   La autoestima no es más que el valor que le das a lo que tú misma piensas de tu persona y a como te sientes respecto a lo que eres y haces.  Una mujer con autoestima es capaz de:

  • Decir lo que piensa
  • Hacer lo que quiere (no lo que otros quieren que haga)
  • Enfrentar las dificultades
  • No se siente mal de renunciar a una persona que no es positiva para su vida
  • No se deja llevar por lo que los demás le dicen.  Tampoco por los chismes
  • Se sabe reír de sí misma
  • Sobrevive a sus fracasos y errores. Aprende de ellos
  • Se atreve a decir NO o HASTA AQUÍ
  • Acepta que no sabe todo
  • Pone límites sin culpa
  • Puede seguir su camino aunque “no tenga novio”
  • Se siente digna de ser querida y respetada
  • Reconoce cuando se siente con miedo o es infeliz y busca nuevos caminos
  • Puede estar en una relación sin ahogar, vigilar y amarrar a su galán
  • No cede a la presión de otras personas para que haga algo que no quiere
  • Sabe que puede pedir ayuda y no por eso es inferior
  • No se hace daño a si misma
  • Reflexiona y cambia de opinión
  • Dice lo que tiene que decir aunque tenga miedo
  • Sabe que es una buena persona aunque tenga defectos
  • Se acepta como es pero no renuncia a cambiar en el futuro
  • Piensa en otras cosas aparte de en si misma

SI TU MISMA TE VALORAS Y SABES COMO MARCAR UN TERRITORIO PROPIO SANO TE ASEGURO QUE VAS A PODER RELACIONARTE DE MANERA POSITIVA. PARA LOGRAR ESO EL PRIMER PASO ES CONOCERTE Y PARA ESO TE INVITO A PREGUNTARTE:

  • ¿Cómo me veo a mi misma?
  • ¿Qué imagen tengo de mi cuerpo?
  • ¿Qué comentarios hago sobre mi?
  • ¿Son palabras alentadoras o despectivas?
  • ¿Cómo me siento respecto a mi persona?
  • Mis sentimientos respecto de mí ¿son optimistas o pesimistas?
  • ¿Me veo triunfando o fracasando?
  • ¿Me animo para lograr lo que quiero  o me siento derrotada?

   Si tú te quieres vas a poder decidir con quién quieres estar y con quién no deseas hacerlo.  Nadie tiene derecho a lastimarte… ni tu novio, ni tus amigos, ni tus galanes…  Aunque a veces te hayas sentido INADECUADA y por eso aceptas situaciones que te lastiman es posible desarrollar un buen concepto de ti misma a pesar de que te apene ante los demás alguna parte de tu vida, tu persona o tu familia.

Dejo esto como última reflexión: Si tú no te sientes bien contigo misma o no tienes una identidad propia difícilmente podrás vivir un amor que no duela. Solo cuando comprendas la importancia de amar estar contigo misma estarás lista para estar con otro. Y digo otro porque no creo que el ser humano pueda sobrevivir solo, pero el otro es otro, no lo olvides.  Si te fusionas vas hacia el caos, te lo aseguro, te vas a extraviar.

 

No comments
Share

Web Master